• Redacción El Día

Un mural en memoria de las mujeres embarazadas secuestradas durante la dictadura

La obra inaugurada esta mañana en el pabellón 4 del campus de la Universidad Nacional de Río Cuarto, pertenece al artista Hernán Cappelletti, quien retrató en vinilo cada uno de esos rostros. En el acto estuvieron presentes Autoridades de la Casa de Altos Estudios y José Bustamante García, nieto 122 hallado por Abuelas de Plaza de Mayo y la cara de su madre –Nélida– está ahora inmortalizada allí.



El mural acaba de ser inaugurado en el pabellón 4 del campus universitario, son los rostros de 35 mujeres cordobesas embarazadas a quienes la dictadura militar las llevó detenidas y las hizo desaparecer junto a sus hijos, aunque algunos de ellos pudieron ser recuperados gracias a la búsqueda denodada de las Abuelas de Plaza de Mayo. Este es el caso de José Bustamante García, hijo de Nélida, quien vive en Río Cuarto y estuvo presente en la inauguración del mural.

Fue un acto simple, pero emotivo. Un ejercicio de memoria. Un paso más en la búsqueda de verdad y justicia.


Allí, en el hall de ingreso del pabellón 4, se congregaron para presidir la inauguración del mural el rector Roberto Rovere; el vicerrector Jorge González; la coordinadora del Observatorio de Derechos Humanos de la UNRC, Mirta Aromataris, y Martín Cappa, representante de la Red por la Identidad de Río Cuarto, entre familiares, allegados y militantes de los derechos humanos.


La obra tiene tres metros de largo por dos de ancho. Junto a ella, hay una placa de 60 por 30 centímetros, que hace mención al secuestro y tortura de miles de personas durante la dictadura militar, como así también a la sustracción ilegítima de bebés recién nacidos, como parte de un plan sistemático y general de aniquilación desplegado contra parte de la sociedad civil argentina.


Es un vinilo que trajo Matías Darroux, quien es el nieto 130, que vino a Río Cuarto en el mes de octubre. Fue a partir de entonces que se hicieron las gestiones desde el Observatorio de DDHH y la Red por la Identidad, para concretar su instalación en dependencias del campus universitario.

La colocación de este mural fue impulsada por la Filial Córdoba de la Asociación de Abuelas de Plaza de Mayo y recibió el respaldo del Consejo Superior.



José García: Agradezco a la Universidad por involucrarse


Blindado por el abrazo de sus hijos, José García, siguió con atención cada minuto del acto. Él es el nieto recuperado número 122 por Abuelas de Plaza de Mayo. Vive con su familia en Río Cuarto y el rostro de su madre es uno de los 35 retratados en el mural.

“Viendo este mural, quiero recordar a todas las mujeres embarazadas detenidas, entre ellas a mi mamá, pero también a todos los detenidos desaparecidos en la última dictadura militar. También, quiero agradecer a la Universidad por involucrarse en esto, que forma parte de lo que todos como sociedad estamos transitando desde hace mucho tiempo: un proceso de memoria, verdad y justicia”, dijo José García.

Agregó: “Estas 35 mujeres embarazadas dieron a luz en cautiverio a niños y niñas, muchos de los cuales, cerca de 300, todavía no conocen su verdadera identidad. Y los estamos buscando, porque desde hace 43 años hay una sociedad, una familia que los necesita”.


Fortalecimiento de los derechos humanos

La instalación del mural en el campus universitario recibió el aval del Consejo Superior de la Universidad.

El proyecto, que en ese momento aprobó el cuerpo colegiado, entendía: “La intervención artística en nuestra Universidad, dada su amplia concurrencia de jóvenes y público en general, se transforma en una herramienta esencial de multiplicación y potenciación de la función de la universidad pública en materia de integración a su medio social y regional desde su aporte a la promoción, protección y fortalecimiento de los derechos humanos”.



DIRECCIÓN DE PRENSA Y DIFUSIÓN

UNIVERSIDAD NACIONAL DE RÍO CUARTO


#NoTodoEstaContado

0 vistas

Subscribite a nuestro Newsletter

Cispren.jpg
  • Blanco Icono de Instagram
  • El Día de Higueras Facebook

© 2019 by Rebus Key Comunicación.

El Día de Higueras