• Redacción El Dia

¿Quién es el detenido en Las Higueras mientras jugaba al fútbol?

Según informa Alejandro Fara de Puntal.com lo apodan "El Vidente”, estaba prófugo por abuso y quedará preso hasta el juicio. Su nombre es Roberto Luis Toledo (46) fue detenido el sábado mientras jugaba un partido de fútbol el Predio de la Liga Senior de Las Higueras. Llevaba 2 años en rebeldía. El máximo tribunal de la provincia ordenó que se lo enjuicie nuevamente por un grave delito.


La nota publicada en Diario Puntal cuenta en profundidad la historia de esta detención.


El misterio del “vidente” que llevaba dos años eludiendo a la Justicia de Río Cuarto se develó en las últimas horas: estaba más cerca de lo que se pensaba, dieron con él en un partido de fútbol el sábado pasado en Las Higueras.

Policías vestidos con camisetas deportivas se camuflaron entre los equipos que jugaban en el predio de cuatro canchas y esperaron la ocasión oportuna para sorprender al hombre que, desde el 9 de junio de 2017, había sido declarado en rebeldía por la Cámara Segunda del Crimen.

Así lo consignó Puntal en su edición de ayer y todo indica que Roberto Toledo, el riocuartense de 46 años que se encuentra sospechado de un grave abuso a una joven de 19 años, seguirá detenido hasta el momento en que lo juzguen.

Así lo refirió ayer el juez que lo llevará al banquillo, Carlos González Castellanos. Cerca del mediodía del lunes estaban esperando que lo trasladaran desde la alcaidía de la Departamental de Policía hasta el nuevo edificio de Tribunales para que designara el abogado que lo defenderá cuando Toledo vuelva a ser citado por la Justicia. 

Con el pelo cortado al rape y varios kilos menos que cuando había sido juzgado por primera vez, en el año 2014, Toledo no ofreció resistencia el sábado y, de acuerdo a lo informado por la Cámara, seguirá detenido hasta que se le fije una fecha para ser sentado en el banquillo de los acusados. “Seguramente Toledo quedará detenido porque es evidente que hay peligro de fuga”, dijo González Castellanos.

 Toledo, quien en la Justicia reconoció que su verdadero oficio era el de albañil, montó todo un plan para captar la atención de una joven que se encontraba sumida en una fuerte depresión, y habría aprovechado la situación de vulnerabilidad para abusar sexualmente de ella. 

Para eso se hizo pasar por otra persona. Se hizo llamar con otro nombre y se presentó en Facebook como un vidente.

Así, consiguió que la joven le escribiera por privado y se interesara en hacerle una consulta. 

“Me decía que tenía un daño muy grande en mi familia y que me había afectado más a mí porque yo era la más débil. Dijo que mi caso era muy urgente y me citó a su casa”, evocó la mujer en una entrevista que este diario le hiciera en noviembre de 2014, cuando la Cámara Segunda del Crimen, entonces a cargo del juez Emilio Andruet, lo absolvió.

El fallo fue muy resistido, sobre todo por quien entonces era la asesora de Menores de Tribunales, Raquel Martínez. Esa funcionaria había pedido en su alegato que a Toledo se lo condenara a 15 años de cárcel, pues para ella había quedado ampliamente demostrado que el falso vidente había abusado sexualmente de la joven.

De hecho, la víctima quedó embarazada y dio a la luz una beba cuyo ADN demostró la paternidad del riocuartense acusado.

Pese a la situación de dominación que quedó en evidencia y al aprovechamiento de la vulnerabilidad de la chica para convencerla de que tenía que mantener relaciones con Toledo y de esa manera desbloquear los problemas que la joven arrastraba, en ese juicio el “vidente” fue absuelto por el beneficio de la duda.

En rebeldía

Martínez recurrió aquel fallo con un recurso de casación ante el Tribunal Superior de Justicia que le admitió parcialmente su pedido y ordenó que la Justicia de Río Cuarto volviera a juzgar a Toledo.

“Después de que el TSJ declarara la nulidad del juicio, el expediente volvió a la Cámara y la causa me fue asignada a mí. En ese momento citamos a Toledo y como no compareció se lo declaró en rebeldía y se libró una orden de captura”, recordó González Castellanos.

Desde que la Justicia ordenó la captura de Toledo hasta que finalmente lograron apresarlo pasaron dos años y tres meses.

Pocas semanas atrás, en la edición del 10 de septiembre último, este diario recordó el caso y la grave acusación que pesaba sobre el “vidente”, cuyo paradero seguía siendo una incógnita.

“Desde que libramos la orden de apresarlo hubo dificultades para ubicarlo, se comisionó personal especializado para eso y el sábado fue hallado y detenido”, fue el escueto comentario del juez, quien no quiso abundar en detalles sobre la causa. 

-¿Se trata de una persona de alta peligrosidad? 

-No, no diría de alta peligrosidad. El hecho por el que está acusado es delicado y grave, pero yo no puedo hablar demasiado sobre el tema -se excusó.

Apenas se lo detuvo, a Toledo se le hizo un examen físico y se lo citó para empezar a poner en marcha un juicio que el Tribunal Superior ordenó en el mes de mayo de 2017 que se hiciera y que se postergó todo este tiempo porque al acusado parecía haberlo tragado la tierra.

Alejandro Fara.  Redacción Puntal Nota extraida de puntal.com


#ElDiadeHigueras #NoTodoEstaContado

0 vistas

Subscribite a nuestro Newsletter

Cispren.jpg
  • Blanco Icono de Instagram
  • El Día de Higueras Facebook

© 2019 by Rebus Key Comunicación.

El Día de Higueras