• ElDía De Higueras

"Las emociones no son un virus, pero también se contagian"


En estos días de aislamiento, a todos los seres humanos se nos ha modificado nuestra cotidianeidad, para conocer sobre la percepción y el impacto del mismo en nuestros hijos, El Día de Higueras entrevistó a la Licenciada en Psicología Magalí Escudero.


#SeamosResponsables #Cuidemonosentretodos






¿El aislamiento es algo difícil de comprender para los niños?


Ante todo es importante aceptar y entender cuál es nuestra realidad hoy. La situación de pandemia que vive el mundo por el Coronavirus (COVID-19) requiere de ciertas medidas para las cuales todos debemos aportar, no solo el sistema de salud. Dentro de las medidas a tomar se está pidiendo el distanciamiento social (aislamiento), esto implica quedarnos en casa para evitar la propagación de la enfermedad y de esta manera colaborar con la familia, los amigos y la sociedad en su conjunto.


¿Cómo se puede sobrellevar mejor la situación de aislamiento?

·AYUDANDONOS MUTUAMENTE: Los invito a pensar en la familia como un equipo, bajo el lema “vamos a pasar estos días juntos de la mejor forma posible”. Hacer acuerdos de paz, con el fin de colaborar y apoyarnos los unos a los otros, esforzándonos en hacer la convivencia más llevadera durante este tiempo. La situación de pasar más tiempo en casa sea pensada como la oportunidad de conectarnos con la familia y que el tiempo recobre el concepto de calidad.

· EVITAR LA SOBREINFORMACIÓN: estar expuestos a información durante mucho tiempo y con situaciones que no son las mismas de siempre, puede generar o aumentar los niveles de ansiedad. Para cuidarnos hay que evitar estar con la televisión encendida todo el día, escuchando noticias relacionadas al tema coronavirus. Es primordial mantenerse informado adecuadamente, buscar en sitios oficiales como el Ministerio de Salud Pública de la Provincia, de la Nación o la Organización Mundial de la Salud (OMS). Podríamos pensar en informarnos en un momento concreto del día que hayamos elegido previamente, podría ser a la mañana, a la tarde o a la noche, pero solo una vez al día. Destaco la importancia de informar a los que están en casa desde un lugar constructivo.

· MANTENERSE CONECTADO: Gracias al internet, los pantallas y las aplicaciones estamos interconectados con el grupo familiar cercano, amigos, podemos gestionar cuestiones laborales y personales. Es un gran recurso, siempre y cuando utilicemos la tecnología con conciencia, cuidado y límites. Navegar excesivamente sin rumbo o sin un objetivo no solo es improductivo sino que nos expone a quedar fijados a emociones negativa como el enojo, la irritabilidad, la angustia, la frustración, el miedo, entre otras.

· CONTINUAR CON LA RUTINA DIARIA: Mantener un horario y una rutina es fundamental para todos en especial para los niños, ayuda a la estabilidad durante esta situación. Por ejemplo: seguir las indicaciones de los maestros, hacer las tareas, conservar los hábitos de higiene, alimentación y horas de sueño.

· LA IMPORTANCIA DE NO SALIR DE CASA: Los niños pueden comprender porque no debemos salir de casa, no los subestimemos. Para que así sea debemos adaptar la explicación a un lenguaje acorde a su nivel madurativo. No salimos no por miedo al contagio, sino porque de este modo estamos protegiendo a personas de salud frágil.

· MANTENERSE ACTIVO: buscar actividades y formas de pasar el tiempo separados de las pantallas. Es un momento propicio para conectarse con preferencias personales, con lo que más nos gusta hacer, con actividades placenteras que nos ayudan a erradicar emociones negativas. También podemos promover actividades en familia: juegos de mesa, diálogos para compartir expresiones y sentimientos, escribir historias de manera colectiva, hacer una rutina de cuidados mutuos, leer algún cuento antes de dormir, generar un espacio común para compartir una actividad física.

· DAR PRIORIDAD AL AUTOCUIDADO. Cuidemos nuestra salud física y psíquica, enseñémosle a los niños sobre cómo cuidar su cuerpo y mente en tiempos de vulnerabilidad. Sigamos las recomendaciones: lavado de manos, distanciamiento social, mantener una dieta equilibrada, dormir las horas adecuadas para lograr un sueño reparador.


"Los niños necesitan del adulto para desarrollarse y formar una estructura psíquica saludable. Me surge la necesidad de invitar a los adultos, referentes para algún hermoso niño que habita esta tierra, a reflexionar sobre algunas preguntas que brotan en tiempos de virus ¿Cómo estamos viviendo? - ¿Cuáles son nuestros hábitos y costumbres? - ¿Cómo usamos los medios de comunicación? - ¿Qué hacemos en tiempos de ocio? - ¿Conocemos nuestras limitaciones? - ¿Cómo elaboramos las emociones? - ¿Pedimos ayuda cuando sentimos que solo no podemos?"


¿Nosotros los adultos, les transmitimos nuestra ansiedad?


Si los adultos del hogar vivencian negativamente este periodo de cuarentena es alta la probabilidad de que sus hijos también lo sientan así o viceversa. Las emociones no son un virus, pero también se propagan y se contagian, el ambiente o contexto en el que vivimos todos días colabora a la salud (+) o la enfermedad (-).


¿Has recibido consultas estos días?


Las consultas recibidas suelen ser de los padres que no saben cómo afrontar el aislamiento que va de la mano con el aburrimiento de sus niños. Éste es un tema al que propongo darle una vuelta de sentido, dejemos de pensar al aburrimiento como ausencia o falta de y transformémoslo en motor u oportunidad para algo. Principalmente para despertar la creatividad, estimular el autonocimiento, permitirse descansar, propiciar a la reflexión y a la inspiración tanto del adulto como del niño.

#Quedateencasa

Licenciada en Psicología Magalí Escudero – Matricula 9077

338 vistas0 comentarios

Subscribite a nuestro Newsletter

Cispren.jpg
  • Blanco Icono de Instagram
  • El Día de Higueras Facebook

© 2019 by Rebus Key Comunicación.

El Día de Higueras