• Redacción El Día

"He aprovechado mis 100 años de vida"

Elvesia Fernández nació en General Cabrera en 1919, pero en 1951 junto a su esposo Antonio Morales se radicó en Las Higueras, es madre de dos hijas. El domingo 6 celebró en familia sus 100 años.



Celebrar un siglo de vida en estos tiempos no es algo común, sin embargo para Elvesia Fernández "es como si tuviera 80, he aprovechado mis años de vida"; asegura.

Su infancia no fue fácil, quedó huérfana a los siete años y cuando aprendió a leer y escribir su padre entendió que ya tenia los conocimientos suficientes y era momento de cuidar a sus hermanos menores, obligándola a abandonar la escuela.

"Al más chiquito se lo llevó su madrina y nosotros tres quedamos al cuidado de mi abuela"; pero al poco tiempo nos repartieron y cuando mi papá se volvió a casar nos juntamos todos"; recuerda como si hubiera sido ayer.


Después llegó la época de cosecha y a los 9 años su papá la envió con un matrimonio al sur de General Cabrera "supuestamente por 20 días que se convirtieron en tres años, lloré mucho porque extrañaba".

Y agrega "tuve la suerte que la patrona era maestra y durante el tiempo que estuve en esa casa fui aprendiendo". Repartía su estadía en la temporada de maíz en la que se reunía con su papá para trabajar, "sufrí mucho que me sacaran de la escuela porque escuchaba la campana sonar, vivía cerca".


Aquellos años también la encontraron trabajando de muy pequeña, limpiando, lavando los platos, atendiendo al personal del campo, ya adolescente y como empleada doméstica se radicó en Villa María y más tarde en Río Cuarto.

"Las empleadas no teníamos nada en aquel entonces, hoy quienes se dedican a la limpieza tienen obligaciones pero han conseguido hacer valer sus derechos"; reflexiona con el saber de la experiencia.




Se unió en secreto con quien fuera su compañero de toda la vida, que trabajaba en la Policía Montada en Buenos Aires y no le permitían ser casado. Así sus primeros años de matrimonio la ubicaron en Buenos Aires, lugar al que nunca se acostumbró, por eso se volvió en un primer tiempo a vivir a Alcira Gigena.

Finalmente, su esposo Antonio llegó a Las Higueras, consiguió un empleo en una panadería y más tarde una vivienda para que su familia se instalara en el pueblo."Aquí la vida no fue fácil en los primeros tiempos, en principio compartimos casa con un cuñado hasta que finalmente pudimos comprar la casa donde he vivido toda mi vida"

¿Cómo era el pueblo en ese entonces?

Había cuatro casas en toda la manzana, Mi esposo era panadero, primero en el pueblo, más tarde se iba en bicicleta a Río Cuarto e incluso a Chucul. Tuvo una sociedad en Las Higueras en el rubro y pudimos ir creciendo, yo siempre en mi hogar con las tareas de la casa.


Cuando el falleció en el año 1994, se anotó en el CENPA y en dos años finalizó sus estudios primarios, una meta pendiente en su vida.

"Con la Señorita Moñi y la Señorita Miriam a los saltos como las liebres, en dos años lo conseguí, a los 74 y fui la primera en anotarme para seguir el secundario", aunque por razones de salud no pudo continuar.

Elvesia se informa diariamente conociendo y opinando a la perfección sobre la actualidad del país en el que vivimos, le gusta mirar películas y también tiene su costado futbolero.

"Soy hincha de Colo Colo de Chile, la verdad no se porqué, ahora no vale casi nada pero he escuchado que está jugando bien" (Risas)


La Abuela tiene siete nietos (cinco mujeres y dos varones) y nueve bisnietos ( cinco mujeres y cuatro varones) que la visitan, la frecuentan y la disfrutan.




Este domingo 6 no fue un día más, festejó un siglo de vida y la visitó desde Buenos Aires, su hermano más chico, hoy de 92 años con su familia para no perderse tan importante momento.



Cien años de vida, de experiencia, de sabiduría. Son los años que tiene Elvesia, que la encuentran lúcida, disfrutando de sus seres queridos, mimada, con abrigo y una cama donde descansar. Nos recibió en su casa, mate de por medio y con una memoria admirable, que se asienta en los detalles. En sus palabras puedo entrever que no olvidó los momentos difíciles de su infancia, pero estoy convencida que priorizó el aprendizaje de los años vividos y se hizo fuerte ante las distintas circunstancias que atravesó.

"Para mí es un día más, no estoy pensando que mañana me puedo morir o caer enferma, mañana será otro día y le doy gracias a Dios por eso".

Feliz Cumpleaños!!! #ElDiadeHigueras #NoTodoEstaContado

533 vistas

Subscribite a nuestro Newsletter

Cispren.jpg
  • Blanco Icono de Instagram
  • El Día de Higueras Facebook

© 2019 by Rebus Key Comunicación.

El Día de Higueras