• Redacción El Día

"Era un desafío emprender en el pueblo"

El 9 de julio del año 2010, abría sus puertas Vida Salud- un laboratorio ubicado en General Paz 68, en Las Higueras. A pocos meses de celebrar una década de vida, hoy Laboratorio LACLAM tiene el sello de dos jóvenes hermanos, ambos profesionales que apostaron a emprender en su pueblo: La Historia de Ivana y José Calero.

#LaNotadelDomingo



¿Cómo nace esta iniciativa?


Ivana (39): Yo empecé a cursar mis estudios y me gradué de Técnica en Laboratorio en la Universidad, después les propuse a mis padres seguir estudiando, en San Luis, concretamente para Bioquímica, cuando terminé en junio del año 2007 ; hice mis primeros pasos con Adriana Bogni en un laboratorio: Galenus, que me abrió el camino, luego ingresé en el Instituto Médico Río Cuarto donde adquirí experiencia.


En el pueblo, concretamente en el Centro de Salud, un 10 de julio de 2007 empecé a trabajar, me acuerdo que nevaba a más no poder, realicé algunas extracciones y las enviábamos a analizar a Galenus.


En el año 2009 me surge primero la oportunidad de trabajar en Las Acequias, donde solo hacia procesamiento primario y traía muestras acá a un laboratorio particular, empecé a notar que podía independizarme y que el IMRC me había otorgado una gran experiencia claro que, con otra adrenalina, la vida quizás más sobresaltada. Y me decidí entonces a tener mi propio laboratorio.


¿Cuándo abrió las puertas?


Yo empecé un 10 de julio en el año 2010 porque tenía libre del IMRC, estaba acomodándome en el lugar y apareció una persona desesperada que le hiciera un urocultivo para no irse hasta Río Cuarto y entonces lo incorporé como primer día de trabajo.



“Mi abuela materna no pudo venir cuando abrimos porque ya estaba enferma, pero me regaló la imagen de San Pantaleón, Patrono de los enfermos, lo tengo acá siempre...”


¿Cómo fueron esos primeros tiempos?


No fue sencillo porque yo tenía la idea que “en casa de herrero..”, pensaba que era difícil llegar al pueblo donde uno crece y vive, pero asimismo arriesgué.


Me recibieron espectacular, aunque “era la chica de Calero” (risas), la gente me tenía cariño, no era la bioquímica, pero teníamos respeto mutuo. A uno le da miedo en los pueblos que la gente es conocida y tiene quizás más prejuicios ante ciertos análisis y sus resultados por una cuestión de discreción digamos, pero uno ante todo es profesional y debe llevarle esa tranquilidad a la persona.


Arriesgarse fue positivo, extraño quizás el Instituto, donde el trato con el paciente internado era otro, lo ambulatorio es muy diferente, pero fue maravilloso a nivel laboral sin altibajos, en pendiente positiva de menor a mayor, súper bien, no tuve consecuencias que me tiraran abajo para nada.


¿Quiénes te acompañan?


Adriana que al igual que yo es Técnica en Laboratorio y Microbióloga, Mónica en lo administrativo, pilares fundamentales para mí y en lo personal mi esposo Ariel que me acompaña en todo esto, acomodándose a los horarios porque tenemos dos niños chicos, él sabe que esto demanda mucho. Además, porque tengo Las Acequias y Reducción, ambos lugares con un laboratorio de procesamiento primario.



¿Cuándo deciden cambiar el nombre?


A partir de la incorporación de mi hermano José en agosto del año 2016, lo pasamos a denominar LACLAM de manera que incluya ambas especialidades: Laboratorio de análisis clínicos y ambientales.



José Calero (36) es Licenciado en Química y decidió sumarse al proyecto de su hermana, luego de algunas experiencias laborales en consultoras ambientales en la ciudad de Córdoba, donde trabajó tres años, más tarde durante otros cinco en Río Tercero para finalmente volver al pueblo.


“Como dice Ivana quizás es difícil ser profeta en su tierra, los temores estaban, en mi caso además porque esta zona no es un polo industrial muy grande pero ya sea por contactos o por ir abriendo camino y tal vez por ser el laboratorio más cercano me fue bien”.


¿Cuáles son las prácticas actuales?


José: Trabajo en forma particular, además, pero sobre todo en ensayos laborales y ambientales de agua, suelo, efluentes, aire, emisiones gaseosas. También sobre material articulado, carga térmica, vibraciones; digamos que es amplio el rango y tuve la suerte de empezar con el pie derecho con empresas locales, fui comprando equipamiento y siempre actualizándome en cuanto a los requerimientos de las industrias.


Tenemos actividades con empresas de Tucumán, Mendoza, Santa Fe, La Pampa, Buenos Aires, viajo bastante, pero trabaja una persona en el laboratorio a la par, para que pueda realizar yo los muestreos en distintas empresas.



¿Cómo han sido estos últimos años?


José: En el caso de los ensayos ambientales, dependo mucho de la industria y si a ellos les va bien a nosotros nos va bien. Aunque disminuyó, no podemos decir que fueron malos años, también depende de las cosechas que nos traen requerimientos de muestras de suelo y agua que si o si deben hacerse.


Ivana: En el laboratorio de análisis clínicos, siempre es estable, la gente se hace análisis siempre, también es cierto que en muchos casos prioricé la salud del vecino a las ganancias a nivel comercial, sobre todo en los casos que no tienen mutual, prefiero bajar costos y que se lo hagan acá.


¿Cuál ha sido la articulación con las instituciones locales?


Ivana: Con la Municipalidad arranqué porque si bien ellos trabajaban con otra Bioquímica, al enterarse que era la primera en el pueblo y del pueblo, me dieron la posibilidad en un primer momento el entonces Intendente Gino Luchesi, desde entonces la relación ha sido excelente tanto en su gestión como desde el año 2008 con el Intendente Alberto Escudero, siempre ofreciendo costos más accesibles a lo que sería un análisis particular al igual que con la Cooperativa de Electricidad, que recomiendo porque vale la pena asociarse a los Servicios Sociales y tener la prestación de laboratorio, se nota la diferencia en costos.

Muchas veces hemos realizado- tanto acá como en Las Acequias- diferentes campañas sobre HPV; Hepatitis B y C, Sífilis, Diabetes, Enfermedad Celíaca, HIV.


Claramente, emprendieron con todo lo que eso implica, ¿qué cualidades consideran que los impulsaron?


Ivana: La vocación para emprender en mi caso me parece que es de pequeña, yo siempre quise de chica estudiar medicina, aunque luego fue bioquímica. Tuve la inmensa posibilidad de estudiar dos carreras de nivel universitario, amo la profesión que tengo, no me imagino haciendo otra cosa y siempre traté de invertir en el equipamiento del laboratorio devolviendo un poco porque lo tengo es gracias al trabajo y quiero que la comunidad vea que estamos pensando también en ellos y no solo en nosotros, a nivel económico.


José: Para mí la vocación, la paciencia y la actualización permanente en los métodos, en la legislación que va cambiando permanentemente. Siempre hay que estar anticipándose a lo que pide el cliente, en mi caso, por ejemplo, que llega por un problema ambiental y debemos solucionárselo, ya sea con análisis, asesoramiento, informes; viendo que contacto hacerle.


¿Qué proyecciones tienen para LACLAM en el corto plazo?


José: En poco tiempo vamos a certificar el Laboratorio con ISO 9001, lo que le dará prestigio y apertura, porque las empresas grandes exigen si o si esta certificación, esto nos permite también participar en licitaciones públicas, privadas, mejorar la calidad de servicio a ofrecer, recursos humanos, es una base que amplía todo y lo mejora al sistema en sí.


Ivana: También vamos a arrancar con el proyecto solidario “Mejor prevenir que curar” que surge a partir de promover que la gente no deje de controlarse, ya sea en un lugar privado o público, no importa siempre pero siempre mejor "PREVENIR".


El mismo consiste en la realización mensual sin costo alguno de las prácticas que correspondan a quien no tenga mutual, ni los recursos económicos y se les dificulta llegar al Hospital.


"Si bien no es mucho, es al menos un paso, ya también inicié alguna gestión para que una empresa a nivel local pueda sumarse al proyecto y de esta manera quizás que sean más los pacientes que tengan este beneficio a la hora de hacerse un análisis".



Ivana: Por supuesto, un párrafo aparte: nuestros padres, que han sido nuestros motores, siempre apoyándonos en todo momento, dándonos primero la posibilidad del estudio y luego animándonos permanentemente.

http://www.laclam.com.ar/

590 vistas

Subscribite a nuestro Newsletter

Cispren.jpg
  • Blanco Icono de Instagram
  • El Día de Higueras Facebook

© 2019 by Rebus Key Comunicación.

El Día de Higueras