• Redacción El Día

En memoria del Maestro

Actualizado: 20 de sep de 2019

Hoy celebramos el Día del Maestro, inolvidables en la vida de cualquier ser humano, aunque pase el tiempo, hay algunas "seños" que son eternas en nuestro corazón.

El Día de Higueras honra a todos los trabajadores de la educación, viajando en el recuerdo de cuatro queridas docentes de la vieja Escuela Nacional N° 272, Hilda Escudero, Juanita Moreno, Delia Sirolessi y Dora Perelló.


Delia Ferreyra de Sirolessi se recibió a los 19 años en la Escuela Normal mixta en Río Cuarto en el año 1960, con el título de Maestra Normal Nacional.

Oriunda de Banda Norte y egresada de la Escuela Alsina fue convocada por el Director para iniciar sus primeros pasos como docente en el establecimiento, "cuando cambió la forma de nombramientos quedé sin el puesto, pero aproveché a realizar otros cursos como secretariado comercial en el mientras tanto y también dactilografia y me puse de novia con Pedro Sirolessi y me vine a vivir a Las Higueras en 1965 en un campo cerca a 5km"; recuerda.


Esperando su primer hijo se inició en la escuela local en sexto grado, luego de un tiempo cubrió licencias y tuvo la suerte de alcanzar varias suplencias hasta que entró en un cargo interino durante 7 años en el cual fue nombrada.

"Tuve a cargo durante 17 años el primer grado, cambiaba el personal directivo pero siempre me elegían en ese grado".

Con el tiempo también llegó a la Vicedirección donde permaneció 10 años hasta jubilarse hace casi 20 años, en 1999.

¿Que le dejaron esos años?


Fueron 35 años de labor docente que me dejaron los mejores años, porque la calidad humana de la escuela era fantástica, una familia, uno sabia de todos y todos de uno, si había embarazos, casamientos, nacimientos, yo trabajé muy a gusto con la comunidad, la gente era muy allegada a la escuela, los padres presentes, no hacía falta más que pedir y estaban a diferencia de hoy, a lo mejor por la ocupación de los padres no se pueden acercar.

En aquellos tiempos hacíamos veladas y obras majestuosas, los papás colaboraban siempre pendientes de lo que hacía falta.


También trabajé al frente de la Comisión del Club de Madres de la escuela como Asesora, se renovaban las comisiones, pero trabajamos mucho por el bien de los niños si bien estaba el PAICOR, el club de madres colaboraba con útiles, zapatos, ropa, lo que les hiciera falta, y en la parte pedagógica colaborábamos con el sueldo de la psicopedagoga que controlaba el desempeño y aprendizaje de los niños, con ayuda municipal.


"Amo la gente y la comunidad de Las Higueras a la que siento como propia, me aceptaron como una más del pueblo y ahora en estos momentos lo gratificante es encontrar los ex alumnos que vienen y te abrazan, hoy en este día les deseo a todos los maestros felicidad, que sigan aportando lo que puedan para el bien de la educación"



Juana Moreno de Lucero, higuerense de pura cepa, se recibió en el mismo año pero sus primeros pasos como maestra la ubicaron en aquellos años en General Cabrera, lugar al que viajó durante casi tres años.

A partir de un decreto la trasladaron transitoriamente a la Escuela Racedo en la ciudad de Río Cuarto y luego mediante una permuta llegó a Las Higueras, a la escuela que la formó en los primeros, institución de la que se jubiló en el año 2000.


“Empecé como alumna, fui Maestra, Vicedirectora, Directora durante diez años, cargo por el que jubilé por la antigüedad”.


Pasó por todos los grados, realidad que muchas veces la detiene en el tiempo cuando se cruza a ex alumnos que la recuerdan con un “Chau Señorita Juanita”.



¿Qué le dejó el ámbito educativo?


La escuela me dejó muchas cosas, pase gran parte de mi vida ahí, son hermosos recuerdos éramos un grupo unido, pasaron muchas docentes pero nos seguimos juntando y con los alumnos un cariño muy grande por los momentos vividos.

Problemas siempre hubo pero no de la magnitud de ahora me parece. Yo estoy en contacto con la escuela como ciudadana, todo ha cambiado, pero cuando uno tiene vocación te gusta pase lo que pase, la verdad es que toda mi vida está ligada a esta escuela, la defiendo mucho, mi mama fue portera del lugar asique es parte de mucho de mi vida.

“Hoy nosotros a veces con las maestras jubiladas comentamos que a lo mejor todos los cambios son para bien, pero yo me acuerdo que siempre decíamos que lo tradicional no se debe descartar, claro que se debe innovar y perfeccionar, pero los pilares educativos no habría que apartarlos”.


“A quienes hoy ejercen esta tarea, sigan siempre trabajando por el bien de los niños que son lo principal, son nuestro futuro como sociedad”















Hilda Escudero recibió el titulo de Maestra de grado en 1962, nacida en el pueblo, fue alumna de la escuela que años más tarde le abrió sus puertas para ejercer la docencia.

En 1963 tuvo a cargo su primer suplencia Ad Honorem en primer grado, con un alumno muy reconocido en la localidad: Rubén Salusso, que aún en estos tiempos la saluda con un cariñoso “Señorita Hilda”.

Si bien estuvo poco tiempo en cada grado, desempeñó el rol docente sobre todo en los primeros 4 grados. Llegó a la Vicedirección y se jubiló en el año 2003 con ese cargo por la antigüedad en la escuela.


¿Qué puede decirnos de esta experiencia?


La escuela me deja la inolvidable ternura que recibí de los niños, la vocación que uno tiene, recuerdos que están siempre, muchas enseñanzas, porque uno termina de recibirse de Maestra de grado y aprende en el día a día con sus colegas, con los niños, con los padres sobre todo porque es necesario estar en permanente comunicación con ellos y también nos enseñaron mucho sobre el aprendizaje de los niños.

Hasta el día de hoy recuerdo tantas cosas hermosas que nos permitieron crecer como comunidad entre docentes, padres y alumnos.

Tuve la suerte de iniciarme en esta escuela con muchas cosas que fueron cambiando desde el banco de madera con la tinta, la lapicera; yo aprendí a hacer que la cuidaran y cuidarla mucho a la escuela, que no rompan los muebles, que cuiden las cortinas, no rompan ni rayen los bancos, hoy veo cambios en muchos aspectos, en lo edilicio para bien, veo cambios en el personal casi diferente al tiempo que estaba yo, todo lo que ha cambiado en el contexto a nivel nacional y educativo propio de los momentos que vamos transitando. Hoy tienen cosas que nosotros no tuvimos desde la tecnología, la estufa para calentarse, el mobiliario pero valorábamos muchísimo lo que teníamos fuera lo que fuese.

Me costó mucho dejar la escuela, llega una etapa de cierre a la que me costó adaptarme, añoro a veces cuando paso mirando el patio y los niños, aunque uno tiene la familia, porque con 30 años en la escuela uno deja muchas horas de la casa y la familia.


“Queridos Maestros siempre tengamos en nuestro corazón la vocación docente para brindarles a los niños lo mejor, los felicito por su labor y por su sacrificio a los que están trabajando en el contexto aúlico y a los que estamos jubilados espero podamos seguir reuniéndonos para recordar que siempre es lindo compartir lo vivido”




Dora Perelló de Zachetti se recibió también en la Escuela Normal en el año 1959, aunque sus primeros años como docente fueron en Charras, su lugar natal.

Llegó a la Escuela 272 en el año 1967, ya casada con Octavio Zachetti y radicada en nuestro pueblo. La mayor parte de su labor educativa la encontraron al frente de los primeros, segundos y terceros grados. A los cargos directivos accedió por licencia de sus compañeras y en el año 1993 fue Vicedirectora aunque no en forma continua.




¿Qué significaron estos años como docente en su vida?


Tengo muchos recuerdos hermosos, extrañé mucho y seguí en las comisiones muchos años en Cooperadora y en Club de Madres y seguí yendo a visitar las chicas. Estoy muy agradecida porque fueron grandes años, esta escuela fue para mí una gran experiencia más allá de la escuela de mi pueblo donde hice mis primeros pasos.


“Hoy es un día muy festivo, lo recordamos mucho y siempre en el pueblo te saludan, no falta quien te llama como Señorita Dora, vaya mi saludo a todos, a los Maestros se los debe recordar siempre y respetarlos ante todo”.



Poesía en homenaje a los Maestros. Autora: Juanita Moreno de Lucero


Material Audiovisual producido con poesía escrita por Dora Perelló https://youtu.be/LiDKdECmXZQ


¡Felicidades!


#ElDiadeHigueras #NoTodoEstaContado

0 vistas

Subscribite a nuestro Newsletter

Cispren.jpg
  • Blanco Icono de Instagram
  • El Día de Higueras Facebook

© 2019 by Rebus Key Comunicación.

El Día de Higueras