• ElDía De Higueras

"El Museo del Botón" con sello higuerense

En la calle Cristal de Bohemia, dentro del Barrio Cooperativa de El Chocón, la higuerense Mirta Palandri(63) le dio forma y vida al Museo del Botón neuquino, que tiene más de 27000 piezas, es el cuarto en su tipo en el planeta y único en Sudamérica, que celebró el 14 de marzo sus tres años.


#LaNotadelDomingo




En 1992, luego del fallecimiento de su mamá Guillermina Jaime a quien conocían como “China”, Mirta y su familia se encargaron de desocupar el hogar familiar,





“Me vine en aquel momento de Cutral-Có a Las Higueras a despedir a mamá y entre tantas cosas encontramos la máquina de coser de ella y su costurero lleno de botones encima y me acuerdo que le dije a mi padre ¿para qué me lo voy a llevar?, hay uno de cada uno no me sirven para una prenda!”.


Mi papá Juan José Miguel Palandri, me respondió ¿porque no coleccionás botones? y me volví a casa con el dolor y la lata oxidada con los recuerdos”


¿Qué pasó después?


Empecé a interesarme por los botones, mi papá viajaba y me traía de otros países y bueno es mi mundo hoy. Así nació poco a poco el Museo del Botón, abriendo sus puertas en marzo de 2017.


¿Cómo los conseguís?


En algunos casos consigo porque los busco en cada hogar, otros me llegan porque me los regalan, acá hay de todos los materiales, desde cristal de bohemia, filigrana de plata caracol, nácar de los cuales debemos tener más de 4000, concha marina, madera, escama de pez, de café, tenemos un artista en Brasil que borda botones bellísimos, un botón de la Catedral de Brasilia, otro que representa el logo del museo en rodeo un material carísimo, de África, de dientes de rinoceronte, de marfil de elefante, los hechos en hilo de la región de Panamá; es interminable la cantidad de materiales, tenemos uno hecho con cabellos de persona eso lo descubrimos luego de conseguirlo en una casa de botones de Italia, este botón absorbía los olores porque estaba hecho con cabellos.

Tengo colecciones de botones todos importantes, con un valor distinto algunos por el arte, por el material que están hechos, porque nos cuentan una historia, porque pertenecieron a una persona.

Recibo botones siempre por supuesto, la gente puede contactarme en las redes y se acerca, me traen de las diferentes provincias hasta familias que han tenido mercerías y deja todo entero, es hermoso cuando alguien quiere sumar su aporte, hace unos años una Señora de Esquel me mandó botones de su familia y luego muchos familiares vienen a visitar los botones porque a veces los sumamos a los que están en exposición y sino quedan en guarda, todos etiquetados con lo que nos manda la familia, tenemos incluso botones en un mueble con toda la historia detrás de cada uno.




“No se puede elegir entre un botón de un soldado inglés muerto en la guerra o uno que representa un volcán que destruyó una región entera”


¿Cónocés otros museos similares?


En el año 2009 viaje a Berlín y conocí el primer museo de botones, bello lugar y el patrimonio que tienen, luego en el año 2015 en Italia al norte fui a otro, donde voy todos los años menos este y estamos muy vinculados. En el 2019, visité el museo en Panamá, me contacté con coleccionistas, por ejemplo nos ha visitado un niño que quiere coleccionar, pero en fin no tengo referencias en Argentina de gente que esté dispuesta a atreverse a este desafío.


¿Qué pasó en este tiempo de pandemia?


Hubo que reinventarse, el Museo está cerrado desde el 13 de marzo, teníamos un festejo aniversario de nuestros tres años, el 14 con la presencia de una orquesta de cámara y se suspendió.



Entonces pensamos en propuestas diferentes, la primera actividad que hicimos fue un juego llamado RUN RUN que se jugaba acá en las áreas rurales hace 50 años y encontré que en Chile también lo jugaban con dos trozos de hilo y un botón, en Holanda también se jugaba hace unos años y le decían de una forma similar, por el sonido del botón al girar, asique armamos con botones estos juegos.


También otros con los diseños del “Quédate en casa” y “no compartas el mate” fueron botones que fabricamos para que llegue el mensaje, ya que pensamos que luego que pase la pandemia, será un antes y un después y queríamos que nos queden piezas para registrar este momento en el futuro, asique además hicimos uno simulando la imagen del coronavirus, como sería el covid físicamente, digamos.


Y como soy profesional de salud jubilada en algún punto no dejo de serlo del todo, entonces comenzamos a fabricar cubre boca, para quienes tengan que salír a realizar esta tarea esencial, fue una actividad de proyección comunitaria para los adultos incluso uno que te permite tomar mate, (esto es porque no pierdo mi alma cordobesa)


¿Cuál es la situación en tu zona?


En la localidad no tenemos casos y en la provincia pocos, desde hace dos semanas nos dejan salir a caminar, pero hay familias que no tienen posibilidad de comprar los cubre boca entonces decidimos hacer estos con diseños infantiles también incluyendo dinosaurios porque estamos en el valle de los dinosaurios, son de telas suaves que hemos traído de otros países para que no se nieguen a ponérselos los niños sobretodo y les contamos la importancia de la protección.


¿Te han contactado virtualmente?


Si!, a raíz de que mucha gente está en casa y accede a redes nos ha llegado por ejemplo la noticia de gente de la Escuela de Bellas Artes de Bahía Blanca donde una docente que nos encontró por redes les dió actividades a los alumnos en relación al mundo de los botones. Otros muchos nos ofrecen piezas, donaciones, una escritora de Buenos Aires que me propone ir a la feria del libro el año próximo juntas, ella con sus libros, nosotros con los botones, asique andamos buscando la historia del ratón Pérez.

¿Qué escenario futuro imaginás?


Nos hemos conectado con el Museo de Italia que felizmente el 25 de mayo reabrió y esto sirve como experiencia, hemos desarrollado el protocolo para la apertura post pandemia en una primera etapa que será para quienes estemos en lugares de las afueras del pueblo como nosotros que estamos a 4km en una zona semirural con casas dispersas, tenemos eso listo y la semana entrante lo enviaremos al Ministro de Cultura y la Dirección Provincial de Museos y Comité de crisis con las medidas correspondientes.


¿Cuáles son esas medidas?


Por ejemplo, en vez de visitar las cuatro salas del museo, serán visitas por turnos y les daremos explicación de que colección tiene cada una, vamos a permitir el acceso a una de ellas máximo tres adultos o uno con dos niños con cubrebocas alcohol en gel, manejo cuidadoso de la lupa, no entregamos folletería y habrá tiempo de ventilación y desinfección entre cada grupo, es la forma en que podemos empezar a abrir.


“Un gran saludo a todo el pueblo de Las Higueras, cuídense mucho”


Facebook: Museo del Botón

#ElDiariodeLasHigueras



119 vistas

Subscribite a nuestro Newsletter

Cispren.jpg
  • Blanco Icono de Instagram
  • El Día de Higueras Facebook

© 2019 by Rebus Key Comunicación.

El Día de Higueras